De nuevo, elecciones...

martes, 25 de diciembre de 2007

En el transcurso de nuestras vidas tomamos miles de decisiones, la mayoría de ellas no tienen una gran repercusión, pero en cambio otras nos marcan para siempre.

Como un camino con bifurcaciones, cada vez que elegimos seguimos adelante, caminamos hacia un destino que desconocemos, conscientes de que había mas de una opción, pero tomamos las que creemos que son mas convenientes para nosotros, sabemos a ciencia cierta que no podremos ser capaces de volver atrás si todo sale mal, si nuestro mundo se derrumba, si nos equivocamos. Pero que pasaría si pudiéramos?

Hace ya tres años tome una elección, pensaba que seria la mas fácil de mi vida, ya que tenia que optar por un camino oscuro, tedioso y solitario o andar por uno que parecía mucho mas feliz, luminoso y lo que a mi mas me importaba, no tendría que andarlo solo.

No se si en esa ocasión me equivoque o no, pero se que esa elección me satisfajo durante un tiempo, todo era perfecto hasta que mi camino se estrecho y lleno de zarzas, las espinas se clavaban en mis tobillos, el aire asfixiante no me dejaba respirar y la tenue luz se disipaba a cada día que pasaba.

Por supuesto en ese extraño bosque en el que me había introducido por elección propia había claros, y estos eran tan increíbles que me permitían olvidar por un tiempo todas las cosas horribles que sucedían a mi alrededor.

No se si aun estoy ahí metido o si ya hace tiempo que salí, pero esas espinas contenían tal cantidad de veneno que aun no he conseguido disipar, que me es difícil distinguir la realidad de esas extrañas y agridulces animas que bailotean a mi alrededor.

En el transcurso de este tiempo, he aprendido tanto como he sufrido, así que ahora me pregunto, si pudiera, volvería atrás y tomaría una elección diferente? si pudiera volver a elegir, tomaría otro camino?

Creo que no, por que, aun que doloroso, todo este largo recorrido también ha sido satisfactorio, he aprendido mucho, he compartido y vivido mi elección, e sido infeliz si, pero acaso no merece la pena sacrificar cierta parte de nuestra felicidad por conseguir algo mayor? O quizás esta idea sea tan negativa como mezclar antibióticos con alcohol?

Se que hace tiempo que se supone que todas estas dudas habían desaparecido, pero hay heridas que no cierran jamas y cuando ves el puñal que te marco, te resientes, como lo hacen los huesos cuando cambia el tiempo.

Quizás sea momento de olvidar, cambiar y seguir hacia delante, evolucionar hacia algo totalmente distinto, volver a tomar una elección similar, aun a riesgo de que nos conduzca a ese bosque de nuevo, o entrar de nuevo ahí, enfrentarte a tus miedos y a la oscuridad y crear un nuevo claro, tan grande y cálido que puedas vivir en el; por desgracia la elección no depende solo de mi, así que lo único que puedo hacer es esperar, aguardar a que llegue una señal de que hace tres años, tome la elección adecuada.