En la dirección correcta...

jueves, 13 de diciembre de 2007

Me miro en el reflejo cada día mas lamentablemente solitario del espejo, no me reconozco, recuerdo aquellos tiempos en los que no me sentía solo, vacío e incompleto.

Se por que estoy así, o quizás no lo sepa, al menos en mi cabeza no deja de crecer una idea que me persigue desde hace tanto tiempo que ya forma parte de mi.

Encontrarlo, esa búsqueda, de algo que quizás no exista y que aun que este ahí, nadie podría asegurar que lo conseguiría. No dejo de luchar contra la marea, no puedo evitarlo, es mi naturaleza, siempre estoy deseoso de sacrificarme a cada paso para conseguir algo que aun que pudiera parecer insignificante, para mi es vital. No se siquiera cual es mi objetivo, pero la lucha me mueve, me guia, me susurra palabras que no comprendo pero que me llenan de seguridad y satisfacción.

Quiero algo, lo quiero todo y no quiero nada, por que tanto deseo por una cosa que se que cuando tenga en mi poder, no querré mas que deshacerme de ella? No lo se, quizás lo que importa no es el objetivo, que ahora parece tan inalcanzable y precioso, quizás lo que importa es simplemente conseguirlo, saber que aun después de tanto sufrimiento has alcanzado una meta tan lejana para el resto de los mortales, que has luchado con todas tus fuerzas y has vencido, que lo has conseguido.

Aun después de todo esto, solo se que lo deseo, que lo ansío con cada centímetro de mi cuerpo, que no puedo pensar mas que en ello y que todo se desvanece a mi alrededor ante la simple idea de vislumbrarlo.

No se cuanto tiempo tardare, ni que numero de insufribles pruebas tendré que superar para ello, pero lo conseguiré, alcanzare a tocarlo aun que solo sea por un segundo, que se tornara eterno entre las yemas de mis dedos, lo prometo.